consejos para una atención humana del nacimiento y la lactancia

junio 24, 2013

Los 10 Pasos para hospitales y maternidades son:

  • Disponer una política por escrito relativa a la lactancia natural conocida por todo el personal del centro.
  • Capacitar a todo el personal para llevar a cabo esa política.
  • Informar a las embarazadas de los beneficios de la lactancia materna y como realizarla.
  • Ayudar a las madres a iniciar la lactancia en la media hora siguiente al parto.
  • Mostrar a la madre como se debe dar de mamar al niño y como mantener la lactación incluso si se ha de separar del niño.
  • No dar a los recién nacidos más que la leche materna.
  • Facilitar la cohabitación de la madre y el hijo 24 horas al día.
  • Fomentar la lactancia a demanda.
  • No dar a los niños alimentados a pecho chupetes.
  • Fomentar el establecimiento de grupos de apoyo a la lactancia materna y procurar que las madres se pongan en contacto con ellos.

 

En lo que respecta el tipo de partos humanizados, según el Dr. Héctor Beccar Varela, médico obstetra y coordinador del programa de parto sin intervención del Htal. Austral, señaló sus ventajas: “El nacimiento de un hijo es uno de los acontecimientos vitales más significativos y de mayor impacto en la vida de una mujer. Lamentablemente asistimos a más cesáreas de las necesarias, como ha denunciado  la Organización Mundial de la Salud. Esto altera los tiempos en que la mamá necesita para dar a luz y conectarse con su bebé”. 

Según el especialista, es importante destacar que: “La lactancia toma un papel relevante ya que ayuda a recuperar la confianza de las mamás en su cuerpo y la autoestima, que se vio quebrantada por la intervención del parto natural. Al favorecer el vínculo, la lactancia puede ser un instrumento de sanación de la herida emocional producida por el parto traumático, tanto para la madre como para el niño”.

Paola De Los Santos, puericultora universitaria y una de las oradoras de la presentación, remarcó la importancia de esta iniciativa “El nacimiento y la lactancia son dos aspectos culminantes de un mismo proceso que asistidos de manera respetuosa y humana, teniendo en cuenta los deseos de la mujer y las necesidades del bebé recién nacido, benefician a toda la sociedad generando vínculos más fuertes y personas más sanas, física y emocionalmente”.

En ese sentido, una atención más humana de los partos y los nacimientos tiene incidencia directa sobre la lactancia materna. Al momento de dar a luz, la mujer libera una serie de hormonas exclusivamente para reconocer, proteger y alimentar a su bebé. Por este motivo es importante que la mamá y el bebé no sean separados antes del momento natural del nacimiento, respetando los tiempos del alumbramiento ya que la lactancia puede verse afectada. Humanizar la lactancia y el nacimiento, significa respetar éste primer y fundamental contacto inmediato al nacimiento, dejando que la mamá y su bebé se reencuentren en intimidad.