¿Qué debo hacer si la mascarilla me irrita la piel?

Es posible que la mascarilla esté demasiado apretada. Si tu mascarilla dispone de un brazo de fijación en la frente o de un mecanismo de regulación, vuelve a ajustarlos. A continuación, si es necesario, vuelve a ajustar las tiras del arnés. Si aprietas el arnés en exceso, es posible que no sea cómodo y que haya fugas. Recuerda que no todas las fugas tienen que corregirse, por lo que no es necesario que la mascarilla quede cerrada de forma hermética.