Centro de noticias

sep 08, 2020

El COVID-19 está acelerando la transformación digital  en la atención médica


 

  • ¿Veremos la crisis actual como un punto de inflexión para la transformación digital en la atención médica?

Buenos Aires, Argentina - La transformación digital ha estado en la agenda de los proveedores de salud durante años. Sin embargo, a pesar del gran progreso en la industria, rediseñar por completo la atención médica para la era digital a menudo seguía siendo un objetivo difícil a largo plazo. Hasta que llegó la pandemia. El COVID-19 se ha convertido en un catalizador del cambio: un momento decisivo para que todos nosotros reinventemos la atención médica como debe ser.

 

La atención médica comienza desde el principio del tratamiento del paciente, con el diagnóstico de precisión, que es la brújula de todo tratamiento eficaz. Antes de la pandemia, los servicios de diagnóstico ya estaban cargados con una alta demanda, falta de personal y flujos de trabajo ineficientes, y esto generaba picos de agotamiento en el personal. Ante el COVID-19, la necesidad de una mayor eficiencia y capacidad de respuesta se ha vuelto aún más urgente. Y esa necesidad no hará más que intensificarse. Durante el pico de la pandemia, se probarán los límites de los departamentos de radiología a medida que las instalaciones de salud reanuden los exámenes y procedimientos electivos para pacientes con cáncer, enfermedades cardíacas y otras afecciones, al mismo tiempo que brindan atención crítica para pacientes con COVID-19.

 

“Para hacer frente a estas responsabilidades de manera efectiva, se requerirá un nuevo modelo de prestación de atención médica digital basado en diagnósticos precisos y redes eficaces de telesalud, todo organizado de manera integral en torno a los tratamientos de los pacientes, coordinado centralmente en función del análisis en tiempo real y con flujos de trabajo que se adapten de forma dinámica al rápido cambio en las circunstancias”, explica Alexei Troyano Costa, líder del Clúster Platino para Argentina, Bolivia, Paraguay y Uruguay.

 

¿Qué representa esto para los pacientes, los proveedores de servicios de diagnóstico y los líderes de TI de atención médica? A continuación, siete ejemplos de cómo la transformación digital en la atención médica está cambiando a una velocidad más alta en respuesta al COVID-19 y cómo se prevé que estos desarrollos continuarán en el futuro.

 

1. El enfoque de comunicación digital permite mantener seguros a los pacientes y personaliza la atención médica

 

Con graves interrupciones en la prestación de atención médica y el aumento de la ansiedad entre los pacientes, las comunicaciones efectivas entre estos y los proveedores de salud nunca habían sido tan importantes y desafiantes.

 

En respuesta al COVID-19 y la necesidad de que haya un distanciamiento físico, es probable que ahora la nueva norma sea una sala en la que la gente no tenga que esperar para realizarse exámenes de radiología, gracias a las actualizaciones de horario por voz o mensajes de texto de último minuto, que minimizan los tiempos de espera en el vestíbulo, limitan la posibilidad de transmisión de virus y permiten que los pacientes continúen ocupados en sus cosas hasta el momento del análisis.

 

2. El ultrasonido portátil lleva el diagnóstico al punto de atención médica

 

En el plano de acción de la atención médica, la lucha contra el COVID-19 ha tenido roles importantes para definir las modalidades de imagenología, que van desde la rayos X hasta la tomografía computarizada (TC), particularmente en lugares donde las pruebas de laboratorio eran escasas o los tiempos de respuesta eran demasiado prolongados. Pero quizás lo más sorprendente es que la crisis ha destacado el valor del ultrasonido portátil para llevar los diagnósticos al punto de atención médica: al departamento de emergencias, a la unidad de cuidados intensivos (UCI) o salas de cuidados improvisadas.

 

En respuesta a las nuevas y repentinas necesidades, Philips recibió recientemente la primera autorización del sector que emite la FDA para el uso de nuestra cartera de ultrasonidos, incluidos los ultrasonidos portátiles Lumify, a fin de responder ante complicaciones pulmonares y cardíacas relacionadas con el COVID-19.

 

Mediante la toma de imágenes de los pacientes con COVID-19 en el punto de atención médica, los médicos pueden realizar el diagnóstico correspondiente y supervisar la evolución de las afecciones asociadas sin tener que trasladar a los pacientes por el hospital, lo que permite reducir el riesgo de transmisión del virus. Las imágenes se pueden transferir automáticamente al registro médico electrónico para hacer un seguimiento de los pacientes durante todo su tratamiento.

 

Se espera una mayor demanda de ultrasonidos portátiles durante y después del COVID-19, a medida que las capacidades de diagnóstico básicas se desplacen a nuevos sitios de atención médica más cercanos al paciente. Al mismo tiempo, también seguimos teniendo una mayor demanda de rayos X y TC, ya que los proveedores de salud utilizan toda la gama de imagenología para diagnosticar a presuntos pacientes de COVID-19 y supervisar la evolución de la enfermedad a lo largo de su tratamiento.

 

3. Los ajustes preestablecidos y protocolos estandarizados ayudan a que el diagnóstico sea preciso desde el primer momento

 

Debido a que los profesionales de la salud enfrentan una amenaza inédita a causa del COVID-19, el hecho de contar con el equipo de diagnóstico adecuado en el lugar correcto es solo una parte de la solución. También es muy importante que el equipo sea rápido y fácil de usar, incluso para los usuarios menos experimentados, a fin de que los resultados se mantengan precisos en las circunstancias más estresantes.

 

Dado que el personal a veces se reduce a un técnico para poder minimizar el riesgo de exposición al COVID-19, es importante tener a mano un protocolo claro y fácil de seguir que permita obtener una buena calidad de imagen en los diagnósticos desde el primer momento o realizar un seguimiento confiable de la enfermedad a lo largo del tiempo.

 

Del mismo modo, el sistema de ultrasonido portátil Lumify incluye preajustes específicos para cada tejido que ayudan a realizar el examen de órganos determinados, como los pulmones o el corazón, y ofrecen a los médicos imágenes relevantes de forma rápida en el punto de atención médica.

 

4. Aumentos de lecturas remotas por imágenes y colaboración virtual en tiempo real

 

Uno de los grandes cambios que generó el COVID-19 es que, de pronto, muchos radiólogos, cardiólogos y oncólogos se vieron obligados a trabajar desde casa, lo que creó una necesidad sin precedentes de contar con estaciones de trabajo PACS (Sistema de archivo y comunicación de imágenes) en el hogar y soluciones informáticas clínicas seguras que les permitan leer imágenes de forma remota.

 

La capacidad de compartir imágenes al instante también crea nuevas formas de colaboración. 

Solo resta adoptar los diagnósticos distribuidos para que este cambio no tenga vuelta atrás. La colaboración virtual llegó para quedarse.

 

5. La coordinación central es esencial para adaptarse a los cambios en la demanda y capacidad

 

En los últimos años, los centros de mando centralizados ya empezaron a tener protagonismo en la atención médica. En ellos se integran datos de varios sitios para orientar la toma de decisiones clínicas y operativas en tiempo real, del mismo modo que otras industrias gestionan operaciones dinámicas y complejas desde un solo lugar. 

 

En el ámbito de la asistencia médica, la crisis del COVID-19 aumentó aún más la necesidad de implementar un sistema de coordinación central. Durante la crisis, hemos visto surgir a equipos de gestión clínica y operativa que trabajan en estrecha colaboración para responder a las incertidumbres de una manera muy ágil. Estos equipos ad hoc evolucionarán hacia centros de mando establecidos (virtuales) para coordinar los servicios de diagnóstico. El personal permanecerá distribuido entre los distintos sitios. Sin embargo, todos los datos relevantes estarán en un solo lugar para que el análisis y la toma de decisiones se realicen en tiempo real.

 

6. La interoperabilidad y el intercambio de datos de pacientes son mucho más esenciales que antes

 

En lo que respecta al uso compartido de datos, el COVID-19 también ha representado un reto para los proveedores de servicios de salud en otro aspecto.

 

Abrumados por la rápida propagación del virus y la limitada capacidad de la UCI, los hospitales de muchos países debieron trasladar a los pacientes a instituciones externas. Esto creó una necesidad inmediata de compartir información médica de manera segura y sin interrupciones sin poner en riesgo la privacidad del paciente. Es vital que aprendamos de esta crisis para poder avanzar en una agenda de mayor interoperabilidad e intercambio de datos de los pacientes sin poner en riesgo su privacidad.

 

7. La inteligencia artificial permite convertir los datos en información significativa e instantánea

Tener a mano todos los datos relevantes del paciente ayuda en gran medida a realizar un diagnóstico preciso que permita tomar las decisiones correctas con respecto al tratamiento en el momento correcto, pero el uso de estos datos sin un sistema de inteligencia podría dejar a los profesionales de la salud aún más abrumados.

 

En un esfuerzo por acelerar el diagnóstico del COVID-19, los investigadores de todo el mundo están experimentando inteligencia artificial (IA).

 

Sin embargo, el valor que tiene la IA en el diagnóstico de precisión va más allá del análisis de imágenes. La IA amplía el espectro de posibilidades para el radiólogo, el tecnólogo y el médico en cada momento del proceso de diagnóstico. A corto plazo, hay una gran posibilidad de que la IA acelere la planificación, la exploración y el procesamiento de los exámenes Esto será esencial para evitar que se acumulen procedimientos electivos y reducir así los tiempos de espera para los pacientes que están ansiosos por reprogramar sus exámenes de imagenología.

 

Por supuesto, lograr un diagnóstico de precisión no es más que un hito en el recorrido de un paciente por el sistema de salud. La situación del COVID-19 está acelerando la innovación en la terapia guiada por imágenes y la atención conectada ya que se implementan nuevas formas de asistir a los cuidadores y pacientes desde el hospital hasta el hogar en todo el proceso de atención médica, siempre sobre la base de plataformas digitales interoperables.

 

Esto demuestra que la pandemia representó un gran detonante en la transformación digital de la atención médica y unió a profesionales de la salud, científicos y expertos en TI para pasar de la necesidad a la invención.

 

El futuro de la atención médica digital es ahora. Transformémosla juntos, siempre pensando en las personas.

Acerca de Royal Philips


Royal Philips (NYSE: PHG, AEX: PHI) es una empresa líder en tecnología de la salud, enfocada en mejorar la salud de las personas y en permitir mejores resultados a través del contínuum de la salud desde una vida saludable y prevención, hasta el diagnóstico, tratamiento y cuidado en el hogar. Philips aprovecha la tecnología avanzada y los profundos conocimientos clínicos y las perspectivas de los consumidores para ofrecer soluciones integrales. La empresa con sede en Holanda es líder en diagnóstico por imágenes, terapia guiada por imágenes, monitoreo de pacientes e informática de la salud, así como en salud del consumidor y cuidados en el hogar. Philips reportó ventas en 2019 por EUR 19.5 mil millones y emplea a aproximadamente 80,000 colaboradores con ventas y servicios en más de 100 países. Para más noticias de Philips visite www.philips.com/newscenter
Más informaciónLeer menos

Temas

Contactos

Ileana Carrasco

Ileana Carrasco

External Communication & PR Manager

Tel.: 50766772372

Material gráfico

Compartir en redes sociales