Una epidemia silenciosa que sigue acelerando su impacto en América Latina

Siete a nueve horas. Ya nos advirtieron los profesionales de la salud, instituciones y organizaciones mundiales sobre la necesidad de dormir por lo menos estas horas. Pero no se trata solo de la cantidad de horas que una persona duerme sino también la calidad de su sueño.

Escatimar horas de descanso tiene un impacto costoso no solo para las personas sino para la sociedad y hasta la economía de los países. La falta de sueño va más allá de sentirse que uno arrastra los pies. También incrementa el riesgo de hipertensión, enfermedades cardíacas, obesidad y diabetes. Según un estudio realizado por la Universidad Médica de Warwick, las personas que duermen poco o mal incrementan hasta el doble las posibilidades de sufrir un infarto.

 

Los trastornos del sueño siguen a la alza en América Latina. Y lo más alarmante de esto es que muchas personas ni siquiera saben que lo padecen. Esto implica un riesgo para la salud pública por su incidencia en el desarrollo de enfermedades crónicas. Un impacto en la calidad de vida y, como resultado, afecta la economía y la productividad de la población.

 

Un estudio reciente de Philips1 encontró que en promedio el 75% de los encuestados en Latinoamérica – incluyendo Argentina, Brasil, Colombia y México – padece alguna de estas condiciones que afecta su sueño: insomnio, ronquidos, apnea, síndrome de las piernas inquietas. De estos, puede haber un elevado porcentaje que no está recibiendo el tratamiento adecuado.

 

Si bien hoy existe ya una conciencia de que la alimentación y el ejercicio son fundamentales para una mejor calidad de vida, el sueño sigue sin considerarse como tal. La evidencia está en que la mayoría de las personas no alcanzan la cantidad de sueño recomendada. Por debajo de 7 horas fue el promedio registrado en los países de Latinoamérica en el estudio de Philips. 

 

El sueño se cita como el que tiene el mayor impacto en la salud y el bienestar general en Brasil (68%) y Argentina (54%), por ejemplo. Sin embargo, en promedio las personas sienten más culpa por no hacer ejercicio 52% que por mantener buenos hábitos para dormir 35%. Esto es  un indicador interesante de que existe una gran necesidad de que las personas entiendan la importancia de mantener una rutina de sueño adecuada para mantener un estilo de vida saludable.

 

¿Qué cosas le quitan el sueño a los latinoamericanos?

 

La encuesta de Philips encontró que las preocupaciones financieras son la principal causa con un promedio de 45%. Esto siguió por un relevante 39% atribuido al uso de tecnologías y aplicaciones de redes sociales, múltiples estudios han comprobado que las luces artificiales suprimen la producción de melatonina, la hormona más importante que controla los ciclos de sueño y vigilia. Un 36% dijo que por preocupaciones laborales.

 

Cuando consultamos los impactos negativos después de una mala noche de sueño, los principales resultados en promedio fueron: cansancio 56%, falta de concentración 45% y dolores corporales (cabeza, calambres y cuello) 43%.

 

El camino para abordar este problema

 

La apnea obstructiva del sueño, una patología respiratoria que se caracteriza por el ronquido habitual, pausas de la respiración de forma repetida y somnolencia durante el día; va ganando terreno. Se calcula que el 20% de adultos de edad media tiene al menos apnea leve y el 80% de los casos permanecen sin diagnosticar.

 

Para evitar el impacto de estas condiciones en el detrimento de la salud es importante considerar a la mínima sospecha ubicar atención profesional para un diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la condición.

 

Asimismo, la tecnología ha permitido importantes avances para soluciones sencillas que pueden cambiar la vida de las personas que padecen con trastornos de sueño. Por ejemplo, la línea de mascarillas, dispositivos y accesorios de terapia del sueño de Philips Respironics ha comprobado el impacto para lograr una vida más saludable. DreamWear es una innovadora mascarilla diseñada para que el paciente sienta un flujo de aire único. Con navegación simple, un diseño elegante y operación silenciosa, DreamStation completa la experiencia de Philips y ayuda en la terapia de apnea obstructiva del sueño. Además, la marca ofrece DreamMapper, una aplicación móvil de interacción terapéutica que guía a los usuarios para mantenerse motivados en el desarrollo de su tratamiento.

 

En la región, los problemas a la hora de descansar aparecen como una epidemia que requiere mayor información, atención profesional e innovación tecnológica para su solución.

 

Es urgente hacer un llamado a la población sobre la importancia de entender las condiciones que generan estos trastornos, conocer los pasos sobre su prevención y buscar el diagnóstico y tratamiento adecuados. 

1 Philips Encuesta Anual del Sueño 2018 incluyó a más de 15,000 encuestados en 13 países, de los cuales el 32% de la muestra fueron de Latinoamérica incluyendo Argentina, Brasil, Colombia y México.

 

Información de contacto

* Este campo es requerido
*

Detalles de contacto

*
*
*

Detalles de la compañía

*
*
*
*
*

Detalles de la consulta

Al especificar su motivo de contacto podremos ofrecerle un mejor servicio.
*
*