Centro de noticias | Argentina

Nueve ejemplos innovadores de la telemedicina en acción

abr 01, 2021 - Tiempo estimado de lectura: 10-12 minutos

Estimulados por la pandemia de COVID-19, los proveedores de atención médica han recurrido a la telemedicina para acortar distancias en tiempos de separación física. ¿Cómo será esta nueva era de cuidados virtuales después de la pandemia? Estos son diez ejemplos de telemedicina que dan una idea del futuro de la prestación de la atención médica, lo que demuestra cómo la telemedicina no solo puede ofrecer una experiencia más conveniente al personal y a los pacientes, sino también extender el alcance de los cuidados a aquellos que pueden tener problemas para acceder a ella.

Telehealth examples

1. Detectar e involucrar a los pacientes de manera remota antes de que ingresen en un centro de atención

Entre los muchos ejemplos de telemedicina que fueron impulsados por la necesidad durante la pandemia, uno que es probable que perdure es la detección y la participación de los pacientes en línea, incluso antes de que el paciente ponga un pie en un centro de atención.

Desde el brote de COVID-19, los hospitales y las organizaciones de atención domiciliaria han estado utilizando cuestionarios en línea para clasificar y monitorear a los pacientes que se sospechaba que padecían coronavirus. Los centros de llamadas se comunican con los pacientes de alto riesgo para obtener información adicional, antes de derivarlos al proveedor de atención adecuado. Esto ha ayudado a evitar que tanto el personal como los pacientes estén expuestos a riesgos innecesarios, al tiempo que utilizaban recursos limitados donde más se necesitaban.

Aunque los riesgos de seguridad disminuirán a medida que la pandemia disminuya, hay muchas otras razones por las que las herramientas de detección y de participación en línea seguirán experimentando una adopción más generalizada, lo que incluye una mayor comodidad, un paciente más participativo y el potencial de reducir la duración de la estancia hospitalaria.

Por ejemplo, la orientación en línea sobre estilo de vida podría ayudar a los pacientes a estar en una mejor forma física antes de un procedimiento quirúrgico, que normalmente les requeriría permanecer en el hospital durante unos días. Con el monitoreo remoto de la salud añadido como una red de seguridad después del alta hospitalaria (véase el ejemplo n.º 7 a continuación), los pacientes pueden regresar a casa antes para recuperarse en la comodidad de sus hogares.
Patient screening

2. Recibir a los pacientes en un centro de atención a través de puertas digitales

En una era en la que podemos reservar un vuelo o una habitación de hotel en línea en cuestión de segundos, levantar el teléfono para programar una cita en un centro de atención puede sentirse como una tarea engorrosa. Pero la atención médica ahora se está poniendo al día rápidamente, con el advenimiento de herramientas de programación en línea que permiten a los pacientes seleccionar con facilidad un horario que se adapte a sus apretadas agendas, mientras se optimiza la disponibilidad del personal y de la ubicación al mismo tiempo.

Una vez que los pacientes han programado su cita, la participación digital continua del paciente puede llevarlos más lejos en su recorrido. Esto también puede ayudar a reducir las posibilidades de que los pacientes no se presenten a su cita debido a preocupaciones de seguridad u otras razones, lo que es un desafío frecuente en la atención médica hoy en día. En radiología, por ejemplo, las tasas de pacientes que no se presentan pueden llegar al 7 % [1], lo que causa demoras evitables en el diagnóstico y el tratamiento, interrupciones del flujo de trabajo y pérdidas financieras de hasta $1 millón [2].

 

Durante la pandemia, los principales centros de radiología han utilizado mensajes de texto personalizados para recordar a los pacientes sus próximos exámenes, y los han hecho sentir a gusto compartiendo enlaces a protocolos de seguridad y otros contenidos educativos. También han virtualizado sus procesos de ingreso, lo que les permite a los pacientes registrarse con un mensaje de texto una vez que llegan al hospital. El personal recibe una notificación automática a través del sistema registro de salud electrónico (electronic health record, EHR) y puede contestar el mensaje de texto una vez que esté listo para ver al paciente.

Este tipo de “sala de espera virtual” bien podría convertirse en la nueva norma, ya que permite que los pacientes disfruten de un paseo tranquilo o esperen en la comodidad de su auto hasta el inicio de su cita.

Patient scheduling

3. Asistir a la adquisición de imágenes médicas de manera remota

Junto a las herramientas de telemedicina que conectan a los pacientes con los proveedores de atención médica, el uso de la telemedicina de proveedor a proveedor también se ha disparado en el último año. Este le ofrece a los profesionales de la salud nuevas e innovadoras formas de colaborar incluso cuando están a muchos kilómetros de distancia.

Aunque esta solución no se encuentra disposible aún en los mercados latinoamericanos, una de esas innovaciones en imágenes médicas, llamada Radiology Operations Command Center (Centro de mando de operaciones radiológicas), permite a los tecnólogos expertos en imágenes capacitar, guiar y ayudar remotamente a colegas menos experimentados o especializados en ubicaciones satelitales. El poder de este concepto es que permite la colaboración y el apoyo “sobre el hombro” en tiempo real, mientras que el paciente está en la mesa del escáner. Esto ayuda a garantizar una calidad de imagen constante en todos los sitios, y a minimizar la necesidad de exploraciones repetidas innecesarias que se conviertan en una carga tanto para los pacientes como para el personal.

Como beneficio adicional, este modelo virtual de centro y periferia también puede ampliar el acceso a imágenes avanzadas, como la RM y la TC en más lugares, más cerca de donde viven los pacientes, en horarios más flexibles. Esto no solo ofrece a los pacientes más comodidad, significa que tienen más posibilidades de obtener un diagnóstico y tratamiento oportunos, dondequiera que vivan.
ROCC

4. Acercar la experiencia en ecografía a la cabecera de la cama con una colaboración remota en vivo

La teleecografía es otro de los muchos ejemplos emergentes de telemedicina que puede ayudar a hacer que los conocimientos de expertos estén más ampliamente disponibles en toda una red de salud, en particular, en regiones remotas en las que el personal especializado puede ser escaso.

Aunque la tecnología de ecografía es cada vez más fácil de operar, todavía requiere un nivel relativamente alto de habilidades manuales, en especial, en casos clínicos más complejos. Con el uso de una plataforma de colaboración en vivo integrada en un sistema de ecografía, como es el caso de Lumify REACTS que permite colaboración en tiempo real,  un ecografista experimentado en un hospital urbano puede apoyar a un colega en un sitio remoto en la realización del examen.

 

Un médico especializado puede utilizar la misma plataforma de teleecografía para proporcionar tranquilidad instantánea al paciente y explicar los resultados del examen a distancia, y así ahorrarle a los pacientes el estrés de tener que esperar sus resultados durante una o dos semanas.

Tele Ultrasound

5. Lograr que los médicos intervencionistas aprendan sin tener que abandonar su laboratorio

Los médicos intervencionistas, que realizan procedimientos mínimamente invasivos guiados por imágenes, también han comenzado a explorar el uso de plataformas de colaboración virtual para seguir proporcionando educación entre iguales, incluso cuando no pueden estar en la misma habitación debido a las restricciones de viaje relacionadas con la COVID.


El conocimiento profundo de los procedimientos de intervención nuevos y muy especializados puede limitarse a un pequeño grupo de médicos. En general, estos expertos estarían físicamente presentes en una sala de intervención para ofrecer a un usuario menos experimentado formación en el lugar de trabajo. A través de la colaboración virtual, pueden mirar por encima del hombro de su compañero a través de cámaras web montadas en el techo de la sala de intervención. Del mismo modo, los expertos técnicos, que conocen todos los detalles de los dispositivos específicos de tratamiento o del sistema de intervención, pueden ser convocados para brindar su apoyo remoto antes, durante y después de los procedimientos.

Aunque todavía estamos en las primeras etapas y aún quedan más pruebas por hacer, las primeras experiencias con este tipo de colaboración basada en la nube han sido muy alentadoras. Por ejemplo, un estudio mostró cómo un médico experto en Canadá supervisó con éxito el primer uso estadounidense de un nuevo tipo de implante para tratar aneurismas en el cerebro, a través de una transmisión audiovisual bidireccional, y con imágenes compartidas de una manera no identificada, compatible con la Ley de Portabilidad y Responsabilidad de Seguros Médicos (Health Insurance Portability and Accountability Act, HIPAA) [3]. En el futuro, uno puede imaginar un uso más amplio de tales herramientas para la rápida difusión del conocimiento, con médicos intervencionistas expertos que dictan, anotan y comparten de manera segura sus propios videos educativos.

Image Guided Therapy

6. Asistir a los equipos de cuidados intensivos desde lejos

Las Tele-UCI son otro gran ejemplo de cómo la telemedicina puede extender la línea de visión de los médicos a cualquier hospital del país, o incluso al mundo.

Dirigidos por un equipo de cuidados intensivos en un centro de monitoreo que actúa de alguna manera como un centro de control de tráfico aéreo, las tele-UCI permiten que los pacientes reciban monitoreo de manera remota y pasen al entorno de atención más adecuado. Los intensivistas y el personal de enfermería del hub central cuentan con el apoyo de cámaras de alta definición, telemetría y visualización avanzada de datos para ayudar a sus colegas de cabecera, dondequiera que se encuentren. El análisis predictivo alerta a los equipos de atención ante los primeros signos de deterioro del paciente, lo que les permite intervenir rápidamente cuando sea necesario.

Durante la pandemia, las tele-UCI han desempeñado un papel fundamental en la prestación de apoyo a los cuidados agudos, ya que las UCI estaban inundadas con pacientes. Antes de la pandemia, las tele-UCI ya demostraron su valor para hacer frente a la escasez del personal de cuidados intensivos. Por ejemplo, a través de una colaboración transcontinental entre tele-UCI, los equipos de cuidados críticos en Australia pueden mantener un ojo atento a los pacientes en un hospital estadounidense para reducir la carga del trabajo tradicional de los turnos nocturnos. Con la COVID-19 preparada para dejar una marca duradera en la prestación de atención médica, los próximos años probablemente verán una mayor expansión de los programas de tele-UCI en todo el mundo.
eICU

7. Vigilar a los pacientes con biosensores portátiles

¿A dónde llegará el monitoreo remoto del paciente de ahora en más? Es de esperar que los biosensores portátiles sean una parte importante de la respuesta. Usados discretamente en el pecho, estos sensores pueden medir y transmitir signos vitales, como los datos sobre la respiración y la frecuencia cardíaca, así como otros datos de pacientes, como la postura y el nivel de actividad.

Tras el brote de COVID-19 y la escasez de equipos de protección personal (EPP) que inicialmente lo acompañó, los hospitales se han beneficiado en gran medida a partir del uso de biosensores portátiles para vigilar de cerca a los pacientes en pabellones especializados de COVID-19, sin exponer al personal a riesgos innecesarios. Sin embargo, su aplicación potencial va mucho más allá de eso, desde entornos de baja agudeza en el hospital hasta los hogares de las personas.

En los Países Bajos, por ejemplo, recientemente lanzamos un nuevo sensor portátil que puede ayudar a los médicos a vigilar de cerca a los pacientes para apoyar la transición de un hospital a otro. El sensor transmite datos de salud relevantes cada 5 minutos durante 14 días.

A largo plazo, los biosensores portátiles también podrían apoyar el monitoreo remoto de enfermedades crónicas, como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) a medida que la atención médica se traslada al hogar. Los beneficios potenciales son claros de ver: mayor comodidad para el paciente, menor costo de atención y una oportunidad de actuar sobre el deterioro del paciente antes con el fin de prevenir readmisiones hospitalarias evitables.
Wearable biosensors

8. Brindar comodidad a las mujeres embarazadas a través del monitoreo remoto

Una población numerosa que se beneficiará con las nuevas tecnologías de monitoreo son las mujeres embarazadas, en especial, las que corren el riesgo de padecer complicaciones. Ante la preocupación de muchas mujeres por el impacto de la infección por COVID-19 en el embarazo [4], la pandemia ha destacado el valor de la atención prenatal remota.

Con una almohadilla inalámbrica y parches de electrodos desechables colocados en el abdomen de la mujer, los cuidadores pueden monitorear los signos vitales tanto de la madre como del bebé de manera remota para reducir las interacciones físicas innecesarias. Las futuras mamás no necesitan ponerse y quitarse los electrodos, incluso pueden usarlos en la ducha o mientras duermen.

Después de la pandemia, esperamos ver una mayor adopción de la monitorización obstétrica remota, que ofrece a las mujeres de alto riesgo una mayor tranquilidad y las mantiene estrechamente conectadas con sus cuidadores.
Fetal monitoring

9. Ofrecer un fácil acceso a la telemedicina a través de una estación de atención virtual

A pesar del claro potencial de estos y otros ejemplos de telemedicina para mejorar el acceso a la atención, con independencia del lugar de residencia de los pacientes, la pandemia también ha despertado preocupaciones de que grandes partes de la población puedan quedarse atrás porque carecen de acceso a una conexión confiable a Internet [5]. Y esto no es solo un problema rural. En la ciudad de Nueva York, por ejemplo, casi el 50 % de los hogares de bajos ingresos carecen de acceso a Internet [6].


Es por eso que es importante que las innovaciones de telemedicina estén respaldadas por nuevos puntos de acceso físico, en especial, en comunidades desatendidas.

Con ese objetivo en mente, desarrollamos un concepto basado en los Estados Unidos llamado Virtual Care Station (Estación de atención virtual): un entorno de telemedicina ubicado en una cabina que ofrece servicios de atención virtual en lugares convenientes del vecindario, como establecimientos comerciales o ayuntamientos. Los pacientes pueden sentarse en una habitación privada para tener una charla virtual con su proveedor de atención médica. Virtual Care Station cuenta con cámara, iluminación y altavoces de gran calidad, todo diseñado específicamente para ayudar al proveedor a obtener una buena visión del área de preocupación del paciente, como una herida o un problema en la piel.

Video thumbnail Youtube Telehealth
Es una clara señal del futuro por venir: uno en el que los pacientes podrán conectarse con sus proveedores en cualquier momento y en cualquier lugar, a través de una combinación inteligente de monitoreo en el hogar, visitas de telemedicina y puntos de acceso físico cerca de donde viven los pacientes.

Lectura adicional con más ejemplos de telesalud

Para obtener más información sobre algunos de estos, y otros, ejemplos de telesalud, lea:
 

 

¿Qué se necesita para que la telesalud sea permanente después de la pandemia? Tres expertos médicos opinan sobre las oportunidades y los desafíos que se avecinan:
 


Referencias

[1] Rosenbaum J.I., Mieloszyk R.J., Hall C.S., Hippe D.S., Gunn M.L., Bhargava, P. (2018). Understanding Why Patients No-Show: Observations of 2.9 Million Outpatient Imaging Visits Over 16 Years. J Am Coll Radiol, 15(7):944-950.https://doi.org/10.1016/j.jacr.2018.03.053
[2] Rebecca J., Mieloszyk, J.I., Rosenbaum, C.S., Hall, U., Puneet B. (2018). The Financial Burden of Missed Appointments: Uncaptured Revenue Due to Outpatient No-Shows in Radiology. Current Problems in Diagnostic Radiology, 47(5): 285-286.https://doi.org/10.1067/j.cpradiol.2018.06.001
[3] Orru' E, Marosfoi M, Patel NV, et al. (2020). International teleproctoring in neurointerventional surgery and its potential impact on clinical trials in the era of COVID-19: legal and technical considerations. Journal of NeuroInterventional Surgery.https://doi:10.1136/neurintsurg-2020-017053
[4] Nanjundaswamy MH, Shiva L, Desai G, et al. (2020). COVID-19-related anxiety and concerns expressed by pregnant and postpartum women-a survey among obstetricians. Arch Womens Ment Health. 23(6):787-790. https://doi:10.1007/s00737-020-01060-w
[5] Bakhtiar M, Elbuluk N, Lipoff JB. The digital divide: How COVID-19's telemedicine expansion could exacerbate disparities. J Am Acad Dermatol. 2020;83(5):e345-e346. https://doi:10.1016/j.jaad.2020.07.043
[6] City of New York. De Blasio Administration Releases Internet Master Plan For City's Broadband Future. 2020.https://www1.nyc.gov/office-of-the-mayor/news/010-20/de-blasio-administration-releases-internet-master-plan-city-s-broadband-future