Parece que no me adapto a la terapia de CPAP. ¿Qué debo hacer?

La mayoría de las personas se adaptan a la CPAP en una o dos semanas. A veces, no obstante, puede requerir más tiempo, por ejemplo si eres muy sensible a la mascarilla facial o al sonido del dispositivo. Ponte en contacto con tu proveedor de atención domiciliaria o con el médico que te la prescribió si los problemas continúan después de dos semanas. Pregunta si eres apto para probar un dispositivo de ventilación binivel o de ajuste automático.