Why the future of healthcare is (mostly) in the cloud

Junio 9, 2022

Por qué el futuro de la salud está (sobre todo) en la nube

Henk van Houten, vicepresidente ejecutivo y director de Tecnología de Royal Philips Kalavathi Gv, responsable global de Desarrollo SaaS de Royal Philips

 

 

Tiempo de lectura: 7-8 minutos

Los directivos del sector sanitario están adoptando las ventajas de la nube y del software como servicio (SaaS) después de que la pandemia les haya obligado a adaptarse e innovar como nunca antes. El 66% de ellos espera trasladar sus infraestructuras tecnológicas a la nube este año, cifra que aumentará hasta el 96% en 2024 [1]. Sin embargo, pasarse a la nube es algo más que una transformación tecnológica. Es una transformación organizativa. Gracias a las plataformas y soluciones basadas en la nube, los sistemas de salud pueden empezar a obtener información clínica y operativa a gran escala, al tiempo que aceleran los ciclos de innovación para ofrecer un valor continuo.

El futuro nunca parece evidente, hasta que llega. ¿Quién iba a pensar hace 25 años que hoy nos sentiríamos cómodos transfiriendo dinero por Internet sin dudarlo? ¿O que podríamos ver en streaming nuestras películas y series favoritas allá donde vayamos? ¿O que los coches podrían conectarse a Internet, convirtiendo los vehículos en un software sobre ruedas que puede actualizarse por el aire?


El almacenamiento de datos y la computación en la nube, así como el software como servicio (SaaS) suministrado a través de la nube, se han arraigado en muchos aspectos de nuestras vidas. Sin embargo, la adopción en el ámbito de la sanidad ha ido tradicionalmente retrasada. Y por razones comprensibles. La más importante es la preocupación por la seguridad y el cumplimiento de la normativa. Sin embargo, a pesar de las dudas iniciales, un número cada vez mayor de dirigentes del sector sanitario ha empezado a utilizar la nube, reconociendo que las plataformas que la usan, creadas específicamente para la sanidad -y las soluciones construidas sobre ellas- pueden ayudar a allanar el camino hacia una atención más rentable y conectada, de forma altamente segura y escalable.

Integración de los datos en la continuidad asistencial

 

En muchos sentidos, la COVID-19 impulsó la atención médica hacia el futuro. La pandemia creó una nueva urgencia para que los líderes de la salud ampliaran su oferta de atención virtual como forma de conectar con los pacientes más allá del propio hospital. Al mismo tiempo, querían contar con la flexibilidad necesaria para ampliar o reducir su oferta sin necesidad de realizar grandes inversiones iniciales. La gestión eficaz de las crisis también requería un rápido intercambio de información sobre los pacientes entre sistemas y entornos de atención. Gracias a la flexibilidad de los servicios y soluciones basadas en la nube de pago por uso, los proveedores de servicios de la salud pudieron ampliar rápidamente las tecnologías de la salud digitales para satisfacer las nuevas demandas. Como resultado, la aceptación de la nube ha aumentado notablemente [2].


La nueva realidad de difusión de la asistencia médica no va a desaparecer. La atención virtual, como la monitorización cardiaca a distancia, se está convirtiendo en un pilar que ayuda a los proveedores de atención sanitaria a ahorrar costes al tiempo que amplían su línea de visión para apoyar las transiciones asistenciales desde el hospital hasta el hogar. Los biosensores portátiles pueden transmitir los datos directamente a la nube, apoyando la toma de decisiones clínicas a distancia. Y mediante la colaboración a distancia entre los proveedores de asistencia, los sistemas sanitarios pueden ampliar la disponibilidad de los conocimientos de los especialistas para hacer frente a la escasez de personal y a las carencias de competencias. Los modelos virtuales ‘hub and spoke’, como el Centro de Mando de Operaciones Radiológicas, son un ejemplo de ello, ya que ofrecen al personal los lugares geográficamente dispersos, la asistencia remota de un equipo central de especialistas altamente experimentados. Todo ello con la flexibilidad necesaria para ampliar o reducir la escala de las demandas, sin tener que incurrir en gastos fijos de capital ni instalar nuevos sistemas.

Remote Patient Monitoring


Dado que los datos de los pacientes se generan en un número cada vez mayor de entornos y a través de diferentes sistemas y modalidades, la integración de esos datos a lo largo del recorrido del paciente aumenta su importancia.


Un ejemplo es la atención al cáncer. Hoy en día, los médicos, apremiados por el tiempo, a menudo tienen problemas para encontrar todos los datos que necesitan, con una interoperabilidad limitada entre las diferentes fuentes de datos que dificulta la visión global. Las soluciones seguras basadas en la nube pueden ayudar a generar una visión más unificada y longitudinal del paciente reuniendo datos de diferentes sistemas hospitalarios, lo que permite organizar reuniones presenciales o virtuales de la junta de tumores para la toma de decisiones conjuntas. Si a esto le añadimos la posibilidad de recopilar los resultados comunicados por el paciente en la comodidad de su hogar, empezamos a ver el inicio de una atención precisa verdaderamente conectada y centrada en el paciente.

Mantener los datos de los pacientes seguros y compatibles

 

A medida que los responsables de la sanidad se embarcan en este viaje hacia la nube, la protección de los datos es una consideración fundamental. El procesamiento de datos en la sanidad debe cumplir normas rigurosas, ya sea la HIPAA en Estados Unidos o el GDPR en la UE. Desgraciadamente, las organizaciones sanitarias siguen siendo uno de los principales objetivos de violación de datos, lo que exige medidas adicionales de protección de datos [3].


Aunque la necesidad de seguridad de los datos y el cumplimiento de la normativa han motivado históricamente a las organizaciones sanitarias a mantener los datos en sus instalaciones, hoy en día existe una creciente conciencia de que el traslado a la nube puede ser, seguramente, el mejor camino a seguir. De hecho, el 60% de los responsables de la sanidad citan ahora la seguridad como una de las principales ventajas de la nube [4]. Cuando las organizaciones sanitarias dependen de sus propios centros de datos, son responsables de la seguridad de principio a fin, lo que puede resultar realmente complejo y lento a medida que las infraestructuras de TI se amplían con el tiempo. Los servicios y soluciones basados en la nube pueden reducir la dependencia del hardware local para almacenar datos sensibles, mientras que las actualizaciones automáticas de software mantienen los sistemas actualizados.


Por supuesto, todo esto debe realizarse de acuerdo con la normativa sanitaria local. Por eso, cuando desarrollamos nuestra plataforma HealthSuite, incorporamos los controles de privacidad, seguridad y regulación que cumplen con los requisitos únicos y a menudo específicos de cada región de la sanidad. Esto permite a nuestros clientes, a nuestros socios de innovación y a nuestros propios desarrolladores crear e implementar aplicaciones en la nube seguras y conformes con la normativa sanitaria a escala.  

Security Controls

Convertir los datos en información a escala en el punto de atención

 

Partiendo de este fundamento, la próxima gran oportunidad en el ámbito de la sanidad es captar la información de los datos que estamos empezando a conectar e integrar. Aquí es donde la nube también se está convirtiendo en un habilitador vital, con grandes recursos informáticos y avanzadas capacidades de aprendizaje automático, ofrecidas como microservicios. Estos microservicios proporcionan los bloques de construcción para desarrollar nuevas soluciones digitales que, una vez validadas y aprobadas, pueden desplegarse a escala para ayudar a mejorar los resultados clínicos y la eficiencia operativa.


Por ejemplo, en radiología, podemos aumentar las capacidades de los lectores humanos con algoritmos basados en la nube que les ayuden a detectar anomalías en imágenes médicas como las radiografías de tórax, permitiéndoles priorizar las cargas de trabajo, mejorar la confianza en el diagnóstico y, en última instancia, permitir un diagnóstico más preciso. A medida que crecen los avances de la nube en la sanidad, veremos cada vez más cómo estos algoritmos se despliegan sobre la base instalada de equipos médicos de un hospital, poniendo la información pertinente en manos de los médicos y el personal cuando y donde la necesiten. Con los modelos basados en SaaS, los proveedores de servicios sanitarios pueden beneficiarse de actualizaciones periódicas a medida que los algoritmos se vuelven más precisos al aprender de nuevos datos.


A través de la nube, las organizaciones de la salud también podrán recurrir más fácilmente a algoritmos de terceros, por ejemplo de empresas emergentes. Los mercados de software basados en la nube, combinados con soluciones que garantizan una integración perfecta en los flujos de trabajo clínicos, permiten a los profesionales sanitarios elegir y desplegar algoritmos según sus necesidades, pagando solo por los que utilizan. 

Marketplace


En el ámbito operativo, los algoritmos predictivos pueden supervisar continuamente los equipos médicos para ayudar a identificar las necesidades de mantenimiento inminentes y, por lo tanto, prevenir el tiempo de inactividad evitable. Estamos avanzando hacia un mundo en el que todos los sistemas y dispositivos médicos tendrán su gemelo digital o su representación virtual en la nube, lo que permitirá a los administradores sanitarios supervisar y gestionar su equipo desde cualquier lugar para optimizar el uso y la atención al paciente. Las sugerencias personalizadas pueden ayudarles a llevar a cabo sus operaciones de forma más eficiente, por ejemplo, indicándoles las aplicaciones pertinentes que aún no están utilizando, o destacando las oportunidades para mejorar la programación y el rendimiento de los pacientes.

Permitir la experimentación rápida y la entrega continua de valor

 

Adoptar la nube también cambia la naturaleza misma de la innovación en la sanidad. Las plataformas en la nube compatibles con el sector sanitario ofrecen una base flexible para el rápido desarrollo y prueba de aplicaciones digitales. Los equipos multifuncionales que trabajan en ciclos cortos y ágiles pueden poner las nuevas aplicaciones digitales en manos de los médicos o los pacientes de una manera más rápida, y luego añadir características y funcionalidades nuevas o mejoradas a medida que recogen los comentarios de los usuarios. Esto significa que las organizaciones sanitarias pueden innovar más rápidamente, con avances más pequeños y digeribles.


Tradicionalmente, los responsables de la sanidad que han querido adoptar nuevas tecnologías, han tenido que pasar por ciclos anuales de presupuestos basados en el capital o adoptar soluciones en una sola implantación, lo que ralentiza la velocidad de la innovación. Con la rápida evolución de las necesidades de los pacientes y la aceleración de los avances tecnológicos, la nube permite a los proveedores de servicios sanitarios experimentar con mayor rapidez y, a continuación, apostar por lo que funciona y descartar lo que no funciona.


En Philips, también estamos adoptando este cambio hacia la innovación continua para profundizar en nuestras relaciones con los clientes y ofrecerles cada vez más valor a través de soluciones modulares y actualizables, al igual que las aplicaciones de su smartphone o el software de un coche inteligente y conectado ofrecen funciones nuevas o mejoradas con cada actualización.


Cada vez más, tenemos equipos de desarrollo y operaciones que trabajan juntos a lo largo de todo el ciclo de vida de la aplicación, desde el desarrollo y las pruebas hasta el despliegue y las operaciones (DevOps). Trabajando a partir de las necesidades del cliente, el objetivo conjunto de estos equipos de extremo a extremo es ofrecer y actualizar rápidamente las innovaciones que apoyan a los médicos y al personal en su misión de mejorar la vida de los pacientes.


Para hacerlo con eficacia, aprovechamos una red mundial de asociaciones de innovación clínica. Esto nos permite difundir con mayor rapidez los conocimientos más recientes y probados de los expertos al ponerlos a disposición de todos a través de la nube.


Por ejemplo, en oncología, los tratamientos evolucionan más rápido de lo que los equipos clínicos pueden seguir, lo que hace cada vez más difícil seleccionar el tratamiento más adecuado para cada paciente. Gracias a nuestra colaboración con el Instituto Oncológico Dana-Farber, podemos ofrecer a los equipos de atención oncológica recomendaciones sobre terapias o ensayos clínicos específicos, adaptados a las características del paciente. A medida que se recopilan nuevos conocimientos clínicos y comentarios de los usuarios, las nuevas actualizaciones del software pueden desplegarse a través de la nube para los equipos de atención al cáncer de todo el mundo, poniendo las mejores prácticas actualizadas al alcance de su mano. Así es como la innovación basada en la nube puede impulsar la accesibilidad, la calidad y la equidad de la atención al paciente.  

Update software

Pasar a la nube no lo implica todo o nada

 

Por supuesto, nada de esto pretende sugerir que pasarse a la nube sea como apretar un botón. Es un viaje complejo y de varios años para la mayoría de nuestros clientes. Y también es un viaje bastante largo para Philips. Cualquier organización que haya acumulado un gran número de sistemas e infraestructuras heredadas a lo largo de los años tendrá que gestionar una arquitectura híbrida durante su viaje a la nube [5].


También hay razones de peso para mantener ciertos tipos de procesamiento de datos cerca del lugar donde se recogen.


Por ejemplo, en la terapia mínimamente invasiva guiada por imágenes, en la que los médicos intervencionistas navegan con diminutos catéteres por el cuerpo humano, la coordinación mano-ojo precisa de una guía visual en tiempo real. Tiene mucho más sentido ejecutar estas aplicaciones críticas para la seguridad y en tiempo real en la propia sala de intervenciones, con los datos procesados localmente. Sin embargo, estas aplicaciones podrían seguir actualizándose a través de la nube de forma periódica, para garantizar el acceso a la última versión. La nube también puede servir como una poderosa herramienta para desarrollar nuevos algoritmos que ayuden a planificar, guiar o documentar los procedimientos, que luego pueden ser implementados localmente para apoyar a los médicos intervencionistas en sus flujos de trabajo diarios.


En esencia, la nube es un medio para un fin, no un objetivo en sí mismo. En combinación con una red segura e interoperable de conexiones con los sistemas hospitalarios locales, las soluciones basadas en la nube representan una gran oportunidad para que los líderes sanitarios desbloqueen el valor de los datos generados a lo largo del viaje del paciente, desde el hospital hasta el hogar. Al convertir los datos en información a gran escala, podemos capacitar a los profesionales de la salud para que ejerzan su profesión de la mejor manera posible, ayudándoles a obtener mejores resultados a un menor coste y con una mejor experiencia para el paciente y el personal. En última instancia, esto transformará los sistemas de la salud, al igual que hemos visto que la nube ha cambiado otros sectores.


Recursos
[1] Accenture Visión de la Tecnología Sanitaria Digital 2021. https://www.accenture.com/_acnmedia/PDF-156/Accenture-Digital-Health-Tech-Vision-2021.pdf
[2] Cresswell, K, Williams, R, & Sheikh, A. Utilizando la tecnología en la nube en sanidad durante la pandemia de la Covid-19. The Lancet, 2021, 3:1. https://doi.org/10.1016/S2589-7500(20)30291-0
[3] https://www.devprojournal.com/industry/healthcare/healthcare-facilities-remain-a-top-target-for-data-breaches/
[4] https://www.accenture.com/_acnmedia/PDF-145/Accenture-Health-Content-Cloud-Imperative-in-Healthcare.pdf
[5] Avanzar en la nube: Las mejores prácticas para navegar por el futuro de la empresa. 2018. Orban, S.

Comparta en sus redes sociales

Temas

Autor

Henk van Houten

Henk van Houten

Vicepresidente Ejecutivo y Director de Tecnología, Royal Philips

Como director de tecnología en Philips, Henk y su oficina orquestan la investigación y la innovación en todas las empresas y mercados, para crear soluciones integradas en toda la atención continua, habilitadas por tecnologías digitales, sistemas y dispositivos inteligentes. Henk también impulsa la excelencia en software, ciencia de datos e IA.

Follow me on

You are about to visit a Philips global content page

You are about to visit the Philips USA website.

Kalavathi Gv

Kalavathi Gv

Jefe Global de desarrollo de SaaS, Royal Philips

Con más de 25 años de experiencia en innovación tecnológica sanitaria, Kalavathi lidera la transformación global de Philips hacia la oferta de soluciones informáticas basadas en SaaS como parte de nuestra estrategia de innovación centrada en el cliente. Anteriormente dirigió el Campus de Innovación de Philips en Bengaluru, India. Antes de eso, ocupó varios puestos de liderazgo global en Philips.

You are about to visit a Philips global content page

You are about to visit the Philips USA website.

You are about to visit a Philips global content page

You are about to visit the Philips USA website.

Nuestro sitio se puede visualizar mejor con la última versión de Microsoft Edge, Google Chrome o Firefox.