1
Extractores de leche y cuidado de los pechos

Una guía rápida para el cuidado de los pechos durante la lactancia materna

Lectura de 4 minutos

 

Tu viaje de lactancia materna estará lleno de momentos preciosos y, a veces, podría haber algunos momentos desafiantes. Las molestias como la irritación de los pezones y la sensibilidad son desafíos comunes que experimentan muchas mamás. Esta guía para el cuidado de los pechos te enseñará cómo cuidar sus pechos si experimentas molestias para que puedas volver a estar cómoda.

¿Es normal sentir dolor en los pechos durante la lactancia materna?  

 

Cada mujer experimenta la lactancia materna de una manera diferente y podrías estar preguntándote qué tipo de dolor de pechos es normal y cuál no lo es.

 

Sabé que es normal sentir un poco de dolor o sensibilidad en los pechos cuando tu bebé se agarra a estos por primera vez y mientras trata de establecer una rutina de lactancia. Dicho esto, si sentís dolor o sensibilidad en los pezones en todas o la mayoría de las tomas de pecho, lo mejor es pedir ayuda a un asesor sobre lactancia materna. 

 

Sugerencia profesional

 

No creas que irremediablemente tenés que sentir dolor durante la lactancia materna. De hecho, mientras antes pidas ayuda, es más probable que te sientas cómoda a largo plazo. Asegurate de pedir ayuda tan pronto como sientas molestias.

Razones comunes para las molestias en los pechos

 

Antes de saber más sobre cómo cuidar tus pechos, veamos las razones principales del dolor de pechos y pezones irritados.

 

Agarre suelto

A veces, tu bebé podría no tener suficiente contacto con el pecho en su boca cuando se alimenta. Esto significa que está chupando de tu pezón, lo cual causa dolor.

 

Pezones invertidos

Hasta el 10% de las mujeres tiene pezones invertidos o protráctiles, lo cual hace que sea más difícil de lo usual poder amamantar y mantener el proceso.

 

Mastitis y candidiasis bucal

Algunas mamás también experimentan infecciones como mastitis o candidiasis bucal cuando amamantan.

 

Lengua anclada

Este suceso ocurre cuando la franja de piel que conecta la lengua de tu bebé con la base de la lengua es más corta de lo usual. Esto puede hacer más difícil el agarre. 

Cómo cuidar tus pechos

 

Si sentís dolor en los pezones, tené la certeza de que generalmente podés seguir amamantando.

Aquí te presentamos algunas de las mejores maneras de relajar y proteger tus pezones para que puedas amamantar con comodidad.

 

  • Solicitá ayuda con la postura y el agarre.
  • Relajá sus pezones después de las tomas de pecho con crema para pezones.
  • Evitá el roce entre las tomas de pecho con protectores mamarios.
  • Mantené secos sus pezones usando protectores mamarios.
  • Saná los pezones particularmente doloridos con protectores de pezones.
  • Enfriá y calentá tus mamas con almohadillas térmicas antes y después de las tomas de pecho.
  • Estimulá el flujo de leche antes de que tu bebé comience a alimentarse o si tus pezones están doloridos mediante la extracción de leche. 
  • Si tenés pezones invertidos, intentá utilizar un Niplette para ayudar a corregirlos.

 

 

Consulte a continuación ↓

 

Es posible que necesites

Philips Avent

Protectores mamarios

SCF155
Avent
Avent

Philips Avent Protectores mamarios

SCF155

Cómodos y confiables

Los protectores mamarios SCF155/06 de Philips AVENT lavables ofrecen un interior suave de algodón y una capa absorbente que mantiene la piel seca y evita la humedad. Más información

Precio minorista sugerido: $1.499,00

Cómodos y confiables

Los protectores mamarios SCF155/06 de Philips AVENT lavables ofrecen un interior suave de algodón y una capa absorbente que mantiene la piel seca y evita la humedad. Más información

Cómodos y confiables

Los protectores mamarios SCF155/06 de Philips AVENT lavables ofrecen un interior suave de algodón y una capa absorbente que mantiene la piel seca y evita la humedad. Más información

Precio minorista sugerido: $1.499,00

Cómodos y confiables

Los protectores mamarios SCF155/06 de Philips AVENT lavables ofrecen un interior suave de algodón y una capa absorbente que mantiene la piel seca y evita la humedad. Más información

Si necesitás ayuda con el cuidado de tus pechos, siempre habrá apoyo

 

Como sabes, es normal sentir un poco de dolor en los pechos, pero no creas que irremediablemente tenés que sentir dolor. Si este continúa, notas grietas o ampollas, o simplemente tenés más preguntas, no dudes en comunicarte con tu profesional de la salud o un asesor sobre lactancia materna para pedir consejos sobre el cuidado de tus pechos.

Lee más sobre este tema

En la paternidad no existe un manual de instrucciones, pero sí gente que puede ayudarte

 

¿Te gustaría  disfrutar de asesoramiento y descuentos personalizados directamente en tu bandeja de entrada?