Atrás
×

Cómo Obtener Un corte al ras Perfecto En Tu Afeitado

Cómo obtener un perfecto afeitado corte al ras en cinco sencillos pasos
En la vida hay reglas. No pises las baldosas sueltas de la acera. No te acerques a un avispero. No te comas nada del frigorífico que esté vivo. Estas reglas existen para tu propia protección. Acá te damos 5 reglas más para los hombres. Seguilas si no querés terminar llegando a la oficina con trocitos de papel higiénico pegados a la cara.
 
1. Preparate
Descubrir que la afeitadora está descargada unos segundos antes de la hora a la que tenes que salir de casa no es una buena manera de empezar el día. Enchufá la afeitadora la noche anterior. ¿Se te olvidó? Podrías estar de suerte; algunas afeitadoras pueden cargarse rápidamente para un afeitado rápido. Si optás por un afeitado en húmedo, comprá espuma de afeitar. No se cultiva en el cuarto de baño.
 
2. Decidite
¿Preferís el afeitado en seco o en húmedo? El afeitado en seco es más rápido. El afeitado en húmedo es refrescante y suave (a menos que hayas olvidado comprar la espuma de afeitar). Tomá una decisión. No pases las horas muertas en el baño mirándote al espejo. Eso es cosa de chicas. No de hombres que se afeitan.
 
3. Refrescate
Lavate bien la cara y enjuagala para que esté bien limpia antes de comenzar el afeitado, a menos que quieras que una capa de suciedad y sudor lubrique los poros de tu piel. No te des antes una ducha larga y caliente porque, si lo hacés, la piel estará caliente, hinchada y sudorosa, y será imposible afeitarte.
 
4. Sé firme pero no en exceso
En primer lugar, usá un Cortabarba para recortar el vello facial largo. En el caso de afeitado en húmedo (incluso en la ducha), aplicá un poco de espuma o gel de afeitar. Ya estás listo para la acción. Comenzá aplicando movimientos circulares en contra de la dirección de crecimiento del vello, o bien en la misma dirección si tenés la piel sensible. Estirá la piel ligeramente con la mano libre para facilitar el afeitado, pero no estires en exceso y NO presiones demasiado la afeitadora sobre la piel. El objetivo es eliminar el vello, no la epidermis.
 
5. Sé bueno
¿Ya terminaste? No, aún no. Antes tienes que aclarar bien el cabezal de la afeitadora, colocar la tapa y quizá aplicarte una loción para después del afeitado. Ahora, perfectamente afeitado, ya podés salir de casa.