Atrás
×

Cómo Crear Un Bigote Húngaro

Creá tu propio bigote húngaro.

1. Tomá tu fiel recortador y recortá el bigote hasta entre unos 3 a 5 mm. Seleccióná un ajuste más largo para los extremos cercanos a la boca.

 

2. Con el recortador de precisión, recortá un ángulo hacia abajo siguiendo la línea de los labios, hasta la comisura. Dejá una franja de vello de entre unos 5 a 10 mm de ancho.

 

3. Continuá con una lámina pequeña, con cuidado de mantenerla en posición vertical. Esto definirá los bordes y mantendrá limpia el área alrededor del bigote.

 

4. Creá una zona cuidada con bordes redondeados en el centro del bigote. Imaginá que son dos renacuajos a punto de besarse. Podés utilizar cera y un cepillo o, si tienes el pelo rebelde, una cuchilla.

 

5. Apurá el afeitado de las mejillas, la barbilla y el cuello, poniendo especial cuidado alrededor del bigote. Para ello, realiza movimientos circulares suaves con una afeitadora rotatoria.

 

6. Sé paciente, ahora debés mantener la forma y esperar a que crezcan los extremos.

 

Estilo y mantenimiento

Tené a mano la cera, ya que cuando te crezca el bigote tendrás que moldearlo todos los días.

 

¡Preparate, este estilo es salvaje!

El bigote húngaro fue muy popular en el siglo XIX, especialmente entre los vaqueros del salvaje Oeste como Wyatt Earp. Ni que decir, se necesita mucha clase para atreverse con este llamativo estilo. Es muy posible que llames la atención a tu paso, así que usalo con precaución.

 

El bigote húngaro también se conoce como bigote de manillar por su similitud con el manillar de una bicicleta. Son como la versión del Fu Manchú para chicos buenos.

 

Al igual que el Fu Manchú, el bigote húngaro requiere muchos cuidados. Viene bien tener la típica cara cuadrada de un vaquero. Y no te vendría mal conseguir una pipa... y un caballo.