La historia de Julia

Innovaciones en cáncer de próstata, RM solo simulación

Julia necesitaba algo más que RCP

La RCP ayudó, pero un desfibrilador salvó la vida de Julia
Cómo mantuvo Jeff viva a Julia hasta que llegó el desfibrilador
La desfibrilación salvó la vida de Julia

Recuperándose de lo que ella creía que era una gripe fuerte, Julia Sims,  residente de Greensboro, Carolina del Norte, se sentó en la cama y le aseguró a su marido  que estaría bien. Incluso insistió en que fuera a su juego de golf.

 

«Me di la vuelta para poner mis zapatos en el armario», dijo Jeff Sims, el esposo de Julia.  «Cuando me di la vuelta otra vez, Julia estaba sentada en la cama con la cabeza hacia abajo.  Caminé y le levanté suavemente la cabeza. Fue entonces cuando supe que algo andaba  terriblemente mal»."

 

Julia no respondía y no respiraba. Ella estaba teniendo un paro cardíaco repentino(PCR).

RCP, descargas eléctricas y semanas de recuperación

 

Jeff llamó al 9-1-1. El despachador ayudó a Jeff a mantener la calma y le enseñó cómo comenzar la reanimación cardiopulmonar (RCP).

 

Tres minutos después llegaron los bomberos. «Cuando llegamos a la escena, vimos a Jeff realizando RCP a su esposa asistido por el despachador, mientras ella yacía en la cama. Dos de mis bomberos bajaron a Julia al suelo y continuaron con la RCP mientras encendía nuestro HeartStart FRx Philips y colocaba las almohadillas sobre Julia», dijo Ed Hampton, bombero II y técnico en emergencias médicas (TEM) del Departamento de Bomberos de Pinecroft Sedgefield. El FRx aconsejó una descarga eléctrica y se le proporcionó una.

 

Desafortunadamente, la primera descarga eléctrica no tuvo éxito. Los bomberos realizaron más RCP y le dieron otras dos cuando llegó el equipo del Servicio médico de emergencias (SME). «Los paramédicos tomaron el control y usaron un desfibrilador manual para darle tres descargas más. Después de la sexta, recuperamos un ritmo y detectamos un pulso», recordó Ed.

 

Julia estaba muy enferma. La llevaron al hospital y fue inmediatamente al laboratorio de cateterismo. A pesar del tratamiento, se mantuvo inestable.

 

Mucho amor resulta en un final perfecto

 

En un par de semanas, Julia comenzó a mejorar, pero le llevó aún más tiempo poder recuperar su primer recuerdo. «Me acuerdo que me desperté en el hospital y vi una nota de mi marido escrita a mano. Decía: “Estás bien. Te aman.” Lo escribió una y otra vez».

 

«Cuando llegamos a la escena, Julia había permanecido sin pulso y sin respirar por aproximadamente cinco o seis minutos. Jeff estaba haciéndole RCP, pero sin el DEA para darle una descarga eléctrica a su corazón y recuperar su ritmo sinusal tras la fibrilación ventricular, es muy probable que Julia no hubiera sobrevivido», dijo Ed.

 

En cuanto a Julia, dice que las palabras no pueden expresar la gratitud que siente en su corazón por las personas que acudieron en su ayuda cuando más lo necesitaba. «Todo lo que pasó ese día fue perfecto»".

Jeff y Julia Sims saben de primera mano que se necesita más que RCP para sobrevivir a un PCR.
Jeff y Julia Sims saben de primera mano que se necesita más que RCP para sobrevivir a un PCR. «El desfibrilador es realmente lo que hizo que los ritmos cardíacos de Julia volvieran a la normalidad. No creo que lo hubiera logrado sin eso», dijo Jeff
Video de la historia de Julia
«Recuerdo que me desperté en el hospital y vi una nota a mano de mi marido. Decía: “Estás en el hospital. Vas a estar bien. Te aman.” Lo escribió una y otra vez»."

–Julia Sims

Sobreviviente de un PCR